5 formas de ser la mejor persona del mundo con música

Si te gusta comparte

¿Quién es la mejor persona del mundo? La música puede ayudarte a ser una de ellas.
Las personas pasamos una media de 32 horas a la semana escuchando música, lo que supone un aumento de cinco horas y media respecto al año pasado. Es mucho tiempo, más que nunca. ¿Ha afectado esto a su comportamiento o al de los que le rodean?

Algunos creen que puede tener un impacto negativo. Sin embargo, algunos estudios también han examinado las posibles relaciones entre la música y el comportamiento social positivo.

Las investigaciones sugieren que tres aspectos de la música -su resonancia emocional, su contenido lírico y su forma única de sincronizar grupos de personas- pueden tener el poder de inspirar buenas acciones. A continuación se presenta una lista de formas comprobadas por la investigación en las que la música puede tener un impacto positivo en ti y en tu mundo.

Escuchar música alegre puede hacerte más feliz, y quizás más generoso.

la mejor persona del mundo

Todos hemos sentido emociones fuertes y la mejor persona del mundo al escuchar música. Las canciones tristes pueden hacernos llorar, mientras que la música alegre puede hacernos sentir eufóricos. Aunque la música melancólica puede conmovernos de forma fascinante, la segunda categoría también tiene mucha fuerza. Una de las formas en que la música puede hacernos mejores es haciéndonos más felices y, por tanto, más dispuestos a dar de nosotros mismos.

En un estudio realizado más de 600 usuarios de un gimnasio universitario escucharon, mientras hacían ejercicio, canciones de las mas oídas o aburrida música de ordenador de vanguardia. Después, se les pidió que firmaran una petición para una organización benéfica (una tarea fácil) o que repartieran folletos para esa organización (una tarea más difícil).

Aunque casi todos los participantes de ambos grupos firmaron la petición, un número significativamente mayor de participantes del grupo de música mas alegre aceptó ayudar a distribuir folletos, lo que sugiere que cierta música aumenta la disposición a gastar energía y tiempo en ayudar a los demás.

Otras investigaciones demuestran que existe un bucle de retroalimentación entre la felicidad y la generosidad: cuanto más felices nos sentimos, más dispuestos estamos a dar, y viceversa. Aunque se necesitan más estudios para confirmar esta relación, los resultados del estudio del gimnasio sugieren no sólo que la música es una forma estupenda de hacer más felices a las personas, sino también que esta mayor sensación de felicidad puede hacer que las personas sean más generosas.

Las canciones con letras «prosociales» pueden hacerte más servicial y empático


Es posible que las letras de las canciones alegres no tengan tanto impacto en el comportamiento de las personas como las letras «prosociales» que abogan por la amabilidad y la ayuda, pensemos en «Heal the World» de Michael Jackson. Aunque estas letras puedan parecer a veces cursis o aguadas, tienen la capacidad de cambiar nuestra forma de pensar y actuar, y hacernos sentir la mejor persona del mundo al menos a corto plazo.

Por ejemplo, un estudio descubrió que las personas que habían escuchado música con letras prosociales eran significativamente más propensas a tener pensamientos prosociales que las personas que habían escuchado canciones con letras neutras. El efecto va más allá de las asociaciones de palabras: las personas que escucharon la letra de una canción prosocial también eran más propensas a regalar el dinero ganado por participar en el experimento.

En otro estudio realizado las personas que escuchaban música con letras prosociales recogían más lápices para un experimentador que fingía derribarlos accidentalmente, eran más propensas a realizar otros experimentos no remunerados y a pasar más tiempo haciéndolo, y regalaban más dinero en un juego económico, en comparación con las personas que escuchaban música con letras neutras. Un análisis más detallado reveló que este efecto se debía a un aumento de la empatía interpersonal en aquellos que habían escuchado la letra prosocial.

Decirle a alguien que sane el mundo a través de la letra de una canción parece hacer que sea más probable que lo intente.

Aunque ambos estudios eran limitados, ya que sólo examinaban el efecto a corto plazo de escuchar canciones con letras positivas, sugiere que la exposición repetida a medios prosociales podría tener efectos profundos.

Los encuentros repetidos con los medios prosociales pueden producir cambios a largo plazo en la personalidad mediante el desarrollo y la construcción de estructuras de conocimiento. En otras palabras, «cuando las personas escuchan repetidamente canciones prosociales, los efectos positivos sobre el comportamiento prosocial podrían ser aún más pronunciados».

Escuchar canciones prosociales puede cambiar tu forma de gastar el dinero

En un experimento, cerca de 800 clientes de restaurantes franceses comieron o cenaron mientras escuchaban música con letras prosociales o música con letras neutras, o música no elegida por su contenido lírico. Los clientes de los restaurantes que escuchaban la música prosocial eran significativamente más propensos a dejar propina, y sus propinas eran más altas que las de los demás.

Sin embargo, un estudio más reciente realizado descubrió que los clientes que acudían a una cafetería alemana escuchando música con letras prosociales daban tanta propina como los que escuchaban canciones con letras neutras. Sin embargo, aunque no parecían la mejor persona del mundo se observó un comportamiento positivo diferente: Los clientes que escucharon las letras prosociales fueron significativamente más propensos a comprar café ecológico y de comercio justo.

Esto sugiere varias posibilidades para explicar por qué no aumentaron las propinas en este experimento: tal vez se deba a que las propinas se ven de forma diferente en Alemania, o tal vez el impulso prosocial llevó a la gente a elegir apoyar a los productores de café de Comercio Justo y al medio ambiente cuando tuvieron la oportunidad.

Las letras de las canciones pueden cambiar tu actitud hacia las personas que son diferentes a ti.
De hecho, escuchar estas canciones puede hacernos menos agresivos, aceptar más las diferencias e incluso -sí, de verdad- ser más respetuosos con las mujeres.

Por ejemplo, un estudio de descubrió que los participantes que escuchaban «Count on Me» de Bruno Mars -una canción con letra prosocial- tenían menos pensamientos agresivos (pero no menos sentimientos agresivos) que los que escuchaban «The Lazy Song» de Mars, más neutral.

Otro estudio descubrió que los participantes alemanes que escuchaban letras neutras eran significativamente más propensos a ayudar a un estudiante con un nombre que sonaba alemán a repartir folletos para un proyecto que a un estudiante con un nombre que sonaba turco, mientras que los participantes que escuchaban letras pro-integración eran igualmente propensos a ayudar a ambos.

Del mismo modo, otro estudio descubrió que los participantes que escucharon canciones con letras a favor de la igualdad -como «Respect» de Aretha Franklin- mostraron signos de actitudes y comportamientos más positivos hacia las mujeres en comparación con los que escucharon letras neutras.

Es importante señalar que estos estudios tienen limitaciones. La mayoría utilizó un número reducido de estudiantes como participantes, probó sólo unas pocas canciones y examinó únicamente los efectos a corto plazo. Por lo tanto, es difícil saber si estos resultados se deben a un cebado que podría influir en las decisiones a corto plazo sin afectar a las percepciones generales del mundo. Sin embargo, es posible que escuchar más canciones prosociales pueda conducir a cambios a largo plazo en las actitudes y comportamientos para mejor.

Escuchar música y bailar puede fomentar la cooperación y los vínculos.

No sólo escuchar música puede mejorar nuestro comportamiento hacernos sentir la mejor persona del mundo: moverse al ritmo de la música también es útil. Pero no es el movimiento de la danza en sí lo que fomenta la amabilidad y la ayuda (aunque puede contribuir a ello). Más bien, es la forma en que la música nos ayuda a sincronizarnos con otras personas.

Varios estudios sugieren que bailar al ritmo de la música con otras personas (así como hacer o escuchar música juntos) puede promover el comportamiento prosocial. En un estudio los niños de cuatro años eran más cooperativos y prosociales después de tocar música juntos, en comparación con los niños que realizaban otra actividad con niveles similares de interacción social y lingüística.

Otro estudio descubrió que incluso los niños más pequeños -de 14 meses de edad- eran mucho más propensos a ayudar a una experimentadora después de botar de forma sincrónica con ella al ritmo de la canción de los Beatles «Twist and Shout» que después de botar de forma asincrónica (un efecto producido por la experimentadora al escuchar una pista acelerada a través de los auriculares).

Esta mayor cooperación no se limita a los niños. Los estudios han demostrado que los adultos que cantaban de forma sincrónica cooperaban más en un juego económico, y que las personas que participaban en un juego de tambores sincrónico eran más propensas que otras a recoger los lápices de un experimentador que los dejaba caer.

Un estudio reciente sugiere que la simple observación de movimientos sincronizados puede afectar a la forma en que vemos a los demás. En este estudio, los participantes adultos vieron vídeos de dos personas moviéndose una al lado de la otra e imaginaron que eran una de las personas. Cuando la música acompañaba a los vídeos, era más probable que los participantes vieran a los dos personajes como cercanos, y les gustaba más el otro que cuando un metrónomo o el silencio acompañaban al vídeo. ¿Y por qué? Los investigadores especulan que la música puede haberles hecho más felices (como en el experimento del gimnasio), o que desempeña un papel especial en la creación de vínculos sociales.

Curiosamente, cuando se modificó el ritmo de la música y las figuras, las impresiones de los participantes cambiaron. En algunas versiones del experimento, las dos figuras ya no se movían de forma sincronizada. Cuando el otro personaje se movía fuera de fase con la música, pero el personaje que el participante fingía ser se movía en fase, los participantes calificaron al otro personaje como menos agradable en comparación con la situación opuesta. ¿Podría esto significar que moverse al ritmo podría contribuir a hacer un nuevo amigo en una fiesta? Es necesario investigar más.

Parece que la música puede hacer mucho bien, pero ¿puede realmente «curar el mundo»? Es difícil decirlo, ya que la investigación sobre los efectos prosociales de la música aún está en pañales. Pero estos pocos estudios sugieren que la música realmente puede ayudar en algunos aspectos a ser mejor persona.


Si te gusta comparte

Deja un comentario

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. View more
Cookies settings
Aceptar
Política de privacidad y cookies
Privacy & Cookies policy
Cookie name Active
Save settings