Como dejar de fumar porros

Si te gusta comparte

Mucha gente piensa que dejar de fumar porros es sencillo porque el cannabis es bastante inofensivo. Puedes tener algún efecto secundario raro, como paranoia o fiebre amarilla, pero la mayoría de las veces te calma y mejora tu estado de ánimo.

No hay nada malo en ello, ¿verdad?

Algunas personas también experimentan efectos secundarios, que van desde síntomas físicos hasta alucinaciones y relaciones tensas.

Si quieres dejar de consumir cannabis, por la razón que sea, tenemos una solución para ti.

Primero averigua por qué quieres dejar de hacerlo

dejar de fumar porros


Decidir que quieres cambiar tu conducta de consumo de cannabis es un buen primer paso. Ser consciente de por qué quieres dejar de fumar aumenta tus posibilidades de éxito.

En resumen, tus razones para dejar de fumar pueden ayudarte a reforzar tu decisión de dejar de fumar y a establecer objetivos para el éxito.

Quizá empezaste a fumar para relajarte o para hacer frente a la ansiedad. Tal vez te ayude a lidiar con el dolor crónico o el insomnio. Pero con el tiempo, los inconvenientes pueden haber superado los beneficios.

La gente suele considerar la posibilidad de reducir su consumo cuando comprueba que el cannabis afecta a su calidad de vida, a menudo de las siguientes formas :

  • convertirse en un método de afrontamiento de los problemas emocionales
  • causando problemas de relación
  • afectan al estado de ánimo, la memoria o la concentración
  • reducir el interés por las actividades de ocio
  • se convierten en algo que hay que hacer, más que en una solución a un síntoma concreto
  • reducción de la energía para el autocuidado


A continuación, decide tu forma de actuar


No hay una forma perfecta de dejar de fumar cannabis. Lo que funciona para otra persona puede no ayudarte mucho. Así que a menudo es necesario probar cosas antes de encontrar el mejor enfoque.

Sopesar los pros y los contras de los distintos métodos puede ser útil.

Es posible que quieras hacerlo rápidamente, como arrancar una tirita.

Si te preocupan los síntomas de abstinencia o crees que necesitas apoyo para dejar de fumar, puedes decidir hablar con un consejero de adicciones o llamar a un centro de asesoramiento sobre adicciones para que te asesoren.

Si el cannabis te ayuda a sobrellevar los síntomas físicos o psicológicos, puedes intentar fumar menos sin dejarlo del todo, o reducir gradualmente su consumo. El apoyo profesional también puede ayudarte con esto.

Si quieres dejar de fumar de golpe


¿Te sientes preparado para dejar de consumir cannabis inmediatamente? Aquí tienes algunos pasos generales a tener en cuenta:

Deshazte de tu utensilios


Si guardas un alijo de hierba y parafernalia para fumar, te será más difícil dejar de fumar con éxito. Tirarlo o pasarlo evitará un acceso rápido, lo que puede ayudarte a evitar resbalones durante la fase de abstinencia.

Haz un plan para hacer frente a los desencadenantes


Los desencadenantes pueden tener un efecto poderoso. Incluso después de haber decidido dejar de fumar, siguen existiendo desencadenantes que asocias con el tabaquismo y que pueden desencadenar antojos.

Estos desencadenantes pueden ser:

  • Problemas de sueño
  • Estrés en el trabajo
  • Ver a los amigos con los que solías fumar
  • Ver programas de televisión que veías mientras fumabas


Intenta hacer una lista de actividades en las que puedas confiar cuando se produzcan estos desencadenantes, como por ejemplo

  • Toma melatonina o un baño caliente para conciliar el sueño.
  • Reinicia tu programa de televisión de comedia favorito para aliviar el estrés.
  • Llama a un amigo de confianza para que te apoye en tu decisión.


Varía tu rutina


Si tu consumo de cannabis era frecuente a horas regulares, puede ayudarte cambiar ligeramente tu comportamiento para evitar el consumo.

Si tienes la costumbre de fumar a primera hora de la mañana, fuma solo por las tardes

Si tiendes a fumar antes de acostarte, fuma solo por la mañana

Ten en cuenta que cambiar de hábitos puede ser difícil y normalmente no ocurre de la noche a la mañana.

Prueba a experimentar con algunas opciones y no te castigues si te resulta difícil seguir tu nueva rutina de inmediato.

Encuentra una nueva afición


Si tiendes a fumar cuando estás aburrido, las nuevas aficiones pueden ayudarte.

Considera la posibilidad de retomar tus antiguas aficiones, como el modelismo o las manualidades. Si tus antiguas aficiones ya no te interesan, prueba algo nuevo, como la escalada o el aprendizaje de un nuevo idioma.

Lo más importante es encontrar algo que realmente te guste, ya que será más probable que quieras seguir haciéndolo.

Consigue el apoyo de tus seres queridos


Los amigos y la familia que saben que quieres dejar de fumar pueden apoyarte:

  • ayudarte a encontrar aficiones y distracciones
  • Practicar contigo métodos de afrontamiento, como la actividad física o la meditación
  • Animarte cuando los síntomas de abstinencia y los antojos se agraven.


Saber que los demás apoyan tu decisión también puede ayudarte a sentirte más motivado y capaz.

Busca ayuda para los síntomas de abstinencia si la necesitas


No todo el mundo experimenta síntomas de abstinencia del cannabis, pero para los que lo hacen, pueden ser bastante incómodos.

Los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Problemas de sueño
  • Ansiedad
  • Irritabilidad y cambios de humor
  • Dolores de cabeza
  • Fiebre, escalofríos y sudoración
  • Falta de apetito


Los síntomas de abstinencia suelen empezar aproximadamente un día después de dejar de fumar y desaparecen en unas dos semanas.

Un profesional sanitario puede ayudarte a tratar los síntomas graves, pero la mayoría de la gente puede controlar sus síntomas por sí misma:

  • Beber menos cafeína para mejorar el sueño
  • Utilizar la respiración profunda y otros métodos de relajación para combatir la ansiedad
  • Beber mucha agua

Si quieres dejar de fumar porros mas lentamente

porros


Si consumes mucho cannabis y fumas con regularidad, puede ser difícil dejarlo bruscamente. Reducir el consumo lentamente a lo largo del tiempo puede ayudarte a tener más éxito y también a reducir la gravedad de los síntomas de abstinencia.

Aquí tienes algunos consejos para ayudarte a empezar:

Elige una fecha de inicio


Establecer un plazo de unas semanas o un mes te ayudará a crear un plan realista para dejar de fumar.

Sin embargo, ten en cuenta que si fijas una fecha demasiado lejana, puedes perder la motivación desde el principio.

Planifica cómo vas a dejar de fumar


¿Quieres reducir tu consumo en una cantidad determinada cada semana? ¿Fumar menos cada día? ¿Consumir lo menos posible hasta que se te acabe el suministro actual?

Algunos dispensarios ofrecen ahora cepas menos potentes o productos con niveles más bajos de THC. Cambiar a un producto más débil que tenga menos efectos psicoactivos también puede ayudar a reducir su consumo.

Mantente ocupado


Si emprendes nuevas actividades mientras reduces tu consumo, será más fácil mantener los hábitos establecidos una vez que dejes de consumir cannabis.

Mantenerte ocupado también puede ayudarte a distraerte de los síntomas de abstinencia.

Busca ayuda profesional

Un terapeuta puede ayudarte a explorar los problemas subyacentes que contribuyen a tu consumo de cannabis y ayudarte a dar los primeros pasos para afrontar los sentimientos oscuros. También puede ayudarte a abordar problemas en tu vida o en tus relaciones que puedan ser consecuencia de tu consumo de cannabis.

Cualquier tipo de terapia puede ser beneficiosa, pero los tres enfoques siguientes pueden ser especialmente útiles.

Terapia cognitivo-conductual (TCC)


La mayoría de los terapeutas están formados en TCC. Este enfoque terapéutico te ayuda a aprender a identificar los pensamientos y emociones no deseados o angustiosos y a desarrollar habilidades productivas para abordarlos y gestionarlos.

Por ejemplo, si consumes cannabis cuando estás estresado, probablemente hayas aprendido (tanto consciente como inconscientemente) que te ayuda a reducir el estrés y a calmarte.

La TCC puede enseñarte a reconocer las señales de estrés, a cuestionar tus ganas de fumar cannabis y a sustituir ese hábito por algo más útil, como pedir apoyo a un amigo o resolver el problema que te preocupa.

Como hacer frente a lo inesperado


Este enfoque refuerza la conducta de dejar de fumar. En otras palabras, te recompensa por no fumar.

Por ejemplo, una persona que participa en un plan de tratamiento de gestión de contingencias puede recibir cupones para un restaurante, entradas para el cine o una participación en una rifa por cada resultado conseguido.

Terapia de mejora de la motivación (MET)


La MET implica examinar las razones por las que no consumes cannabis. En lugar de intentar abordar todos los problemas subyacentes relacionados con el consumo de hierba, el terapeuta te ayudará a explorar y priorizar los objetivos asociados a tu consumo, normalmente haciendo preguntas abiertas.

Este tratamiento puede utilizarse como primer paso en cualquier proceso de tratamiento de la adicción. Puede ser especialmente útil si sabes que quieres dejar de fumar pero no estás seguro de por qué.

Como afrontar el aspecto social


Es bastante habitual fumar con amigos o en un entorno social, lo que puede hacer que dejar de fumar sea especialmente difícil. Además, algunas personas asumen que el cannabis es inofensivo, por lo que puedes sentirte raro al mencionar tu decisión de dejarlo.

Habla de ello


Si te sientes cómodo haciéndolo, puede ser útil explicar a los demás por qué has decidido dejar de fumar. Puede que hayas notado que afecta a tu estado de ánimo, a tu sueño o a tu capacidad de concentración.

Esta decisión es totalmente personal. Sin embargo, si crees que los demás pueden pensar que estás juzgando su consumo continuado, intenta utilizar declaraciones en primera persona («No me gusta cómo me siento después de fumar») y explicar tu decisión desde tu perspectiva («Necesito cambiar»).

Establecer límites


Si todavía piensas pasar tiempo con personas que fuman, puede ser útil establecer límites.

Pueden ser límites personales:

  • «Si alguien me pide que fume, diré que no una vez y me iré».


O los límites que compartes con tu círculo social:

  • «Dime si piensas fumar y saldré fuera».
  • «Por favor, no me pidas que fume ni me invites a salir mientras estás fumando».


Reconsidera ciertas relaciones y entornos, si es necesario


Si la mayoría de tus reuniones sociales giran en torno a fumar, la decisión de dejarlo puede hacer que te replantees las personas, los lugares y las cosas que solían ocupar tu tiempo.

Los cambios en el estilo de vida suelen ser el resultado de la decisión de dejar de consumir sustancias, aunque esto puede ser difícil de aceptar. Pero ten en cuenta que estos cambios no tienen por qué ser permanentes.

Una vez que aprendas nuevas habilidades de afrontamiento o pases por el síndrome de abstinencia, puede ser más fácil volver a visitar ciertas amistades o lugares.

Además, los amigos que te apoyan respetarán tu decisión de dejar de fumar y no te animarán a empezar de nuevo. Si tus amigos reaccionan de forma diferente, quizá debas reconsiderar el tiempo que pasas con ellos.

Si te equivocas y recaes


Puede que decidas dejar de fumar de golpe, pero que empieces a fumar de nuevo. O puede que hayas hecho grandes progresos, pero después de una noche horrible y sin dormir, decides no dejar de fumar porros sólo para poder descansar.

No te sientas decepcionado contigo mismo. Esto le ocurre a la mayoría de las personas que intentan dejar de fumar.

Las investigaciones demuestran que a menudo se necesitan varios intentos para dejar de fumar con éxito, así que anímate. Definitivamente no estás solo y no has fracasado.

Puede ser difícil romper tus hábitos, pero si te propones volver a intentarlo, te mantendrás en el camino.

En lugar de centrarte en el contratiempo, céntrate en el cambio que has conseguido: varios días sin consumir. Luego, desafíate a prolongar ese periodo de abstinencia la próxima vez.

Recuerda que puedes obtener apoyo profesional sin tener que pasar por un tratamiento especial o un programa de «rehabilitación» tradicional. Una simple terapia de conversación puede ayudarte a desarrollar la autoayuda y a sentirte más apoyado durante el proceso de dejar de fumar.


Si te gusta comparte

Deja un comentario

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. View more
Cookies settings
Aceptar
Política de privacidad y cookies
Privacy & Cookies policy
Cookie name Active
Save settings