Como la música puede cambiar tu vida, como sientes y actúas

Si te gusta comparte

Como la música puede cambiar tu vida es increíble. Según la Wikipedia, la primera grabación de música tuvo lugar en Siria en el año 3400 a.C. Sin embargo, es casi imposible separar las canciones de las personas y de nuestra forma de vida. Es muy posible que los humanos compusieran melodías hace 40.000 años.

Es fácil de creer, los bebés comienzan a golpear rítmicamente sus puños a la edad de unos pocos meses y se quedan quietos y silenciosos al son de los tarareos y cantos de su mamá. Una canción no es sólo una cadena de notas melódicas; tiene el poder de evocar lágrimas, calma o un baile salvaje.

Es un tema realmente fascinante. Así que decidí investigar un poco y compartir esta información sorprendente sobre los efectos de la música en el cerebro y cómo la música cambia nuestros sentimientos y acciones.


El efecto de la música en el cerebro

Como la música puede cambiar tu vida


Si queremos entender cómo afecta la música a nuestras acciones y sentimientos, tenemos que empezar por cómo afecta al cerebro. Las melodías y las armonías afectan a los neurotransmisores del cerebro.

Según este artículo de Nature Neuroscience y muchos otros estudios científicos, los neurotransmisores de nuestro cerebro liberan dopamina y serotonina cuando escuchamos música. Cada molécula tiene su propia función particular.

Aunque todavía queda mucho por hacer para entender cómo afectan estas moléculas y la música al cerebro, ya entendemos algunas cosas.

Dopamina


La dopamina es una de las moléculas importantes para el funcionamiento del sistema de placer-recompensa en nuestro cerebro. La dopamina también se libera cuando aprendemos una nueva habilidad. La liberación de dopamina en nuestro cerebro funciona de la misma manera que cuando le damos una golosina a nuestro perro para reforzar un comportamiento positivo.

La dopamina es la recompensa que nos damos a nosotros mismos y proporciona a nuestro cuerpo un subidón de alegría y placer cuando aprendemos una nueva habilidad, escuchamos una canción o comemos una comida deliciosa. La dopamina es conocida como el motivador de las moléculas. Cuando sale, nos inspira a hacer cosas, y nos entusiasma hacer algo más que ver nuestras series favoritas.

Tus «listas de reproducción» de Spotify, cuidadosamente elaboradas, pueden motivarte a hacer lo mismo una y otra vez sin afectar negativamente a tu cuerpo. Este es uno de los efectos de la música en el cerebro.

Serotonina


La serotonina regula nuestro estado de ánimo. Cuando escuchamos una canción, se libera serotonina, que nos hace más tranquilos y felices. Esta conexión equivale a ponerse las gafas de color de rosa.

Así, la música mejora nuestro estado de ánimo y nos da una visión más optimista de todo lo que vivimos.

Cómo afecta la música a nuestras acciones


Nuestras acciones también están controladas por nuestro cerebro. El cerebro alberga 100.000 millones de neuronas. Cuando pensamos, nuestros pensamientos pasan una señal eléctrica entre nuestras neuronas. De este modo, nuestros pensamientos también se convierten en acciones.

El cerebro ayuda creando conexiones más fáciles para las vías que antes se utilizaban. Siempre me ha parecido muy interesante el hecho de no entender ni controlar directamente los procesos de mi cuerpo y mis emociones.

Lo único que puedo controlar por completo son mis músculos, pero no puedo exigirme no tener hambre, sentirme despierta cuando estoy cansada, o hacer que mágicamente no sienta la pérdida o el dolor del corazón y siga adelante sin una chispa de tristeza.

Hasta cierto punto, parece que la música influye más en estos sentimientos que yo misma. No puedo decirme a mí misma que me sienta feliz, emocionada o motivada pero como la música puede cambiar tu vida es indudable. Pero cuando acaricio una tecla del piano o silbo una canción que tengo en mente, actúa como una llave que abre la puerta a esos sentimientos al liberar dopamina y serotonina.

Así que el efecto de la música en el cerebro y en cómo nos sentimos es bastante sorprendente.

Música publicitaria

musica cambia estado de animo


Al igual que los colores se utilizan en la publicidad y en los envases para evocar determinados sentimientos e incitar a los consumidores a comprar un producto -como el rojo para la emoción, el azul para la calma o el rosa para el romance-, la música también se utiliza para reforzar el mensaje de la marca en un anuncio y vender una marca, un producto o un servicio.

Hay algunos ejemplos en los que se utiliza la música para recompensar a los jugadores. Los anuncios en YouTube, la televisión y las redes sociales son un ejemplo. Pero otros sectores, como el de los juegos de azar en línea, también utilizan la música para atraer a los jugadores a poner unos cuantos dólares más.

Música que te hace pensar


La música no sólo sirve para vender productos, mejorar nuestro estado de ánimo y animarnos a hacer cosas de nuevo. Muchas personas utilizan la música mientras estudian o trabajan para concentrarse y pensar mejor.

Este estudio sugiere incluso que la reproducción de ciertos tipos de música en clase aumenta la capacidad de concentración de los estudiantes. ¿No te hace pensar un poco más en cómo nos afectan las canciones y replantearte tu perspectiva sobre la música?

Música emocional

Las emociones positivas dominan las experiencias musicales. La música placentera puede conducir a la liberación de neurotransmisores asociados con la recompensa, como la dopamina . Escuchar música es una forma fácil de alterar el estado de ánimo o aliviar el estrés . Las personas usan la música en su vida diaria para regular, mejorar y disminuir estados emocionales indeseables. 

El placer musical

El placer de la música parece implicar el mismo centro de placer en el cerebro que otras formas de placer, como la comida, el sexo y las drogas. Hay pruebas de que un estímulo estético como la música puede activar de forma natural los sistemas de dopamina del cerebro, que normalmente participan en los comportamientos de refuerzo y adicción.

En un estudio, los participantes escucharon sus canciones favoritas después de tomar naltrexona. La naltrexona es un medicamento comúnmente recetado para tratar los trastornos relacionados con la adicción. Los investigadores descubrieron que después de tomar naltrexona, los participantes en el estudio informaron de que sus canciones favoritas ya no les producían placer.

Sin embargo, no todo el mundo experimenta respuestas emocionales intensas a la música. Alrededor del 5% de la población no experimenta emociones. Esta incapacidad para experimentar un placer específico de la música se ha denominado anhedonia musical.

Anticipación musical

La música puede experimentarse como algo placentero tanto cuando satisface las expectativas como cuando las viola. Cuanto más inesperados sean los acontecimientos en la música, más sorprendente será la experiencia musical. Nos gusta la música menos predecible y un poco más compleja.

Emociones refinadas

La apreciación de la música tiene también un componente intelectual. Los sistemas dopaminérgicos no funcionan de forma aislada y su influencia depende en gran medida de la interacción con otras regiones del cerebro. En otras palabras, nuestra capacidad para apreciar la música puede considerarse un resultado de nuestro cerebro emocional humano y de su neocórtex, desarrollado más recientemente.

Se ha demostrado que las personas que responden emocionalmente de forma constante a los estímulos musicales estéticos tienen una mayor conectividad de materia blanca entre su corteza auditiva y las áreas asociadas al procesamiento emocional, lo que significa que las dos áreas se comunican con mayor eficacia.

Recuerdos

Los recuerdos son una de las principales formas en que los eventos musicales evocan emociones. Como señaló el difunto médico Oliver Sacks, las emociones y la memoria musicales pueden sobrevivir mucho tiempo después de que otras formas de memoria hayan desaparecido. Parece ser que al escucharla se activan muchas partes del cerebro, lo que provoca conexiones y crea asociaciones.

Tendencia a la acción

La música a menudo crea fuertes tendencias a moverse en coordinación con la música (por ejemplo, bailar, zapatear). Nuestros ritmos internos (por ejemplo, el ritmo cardíaco) se aceleran o ralentizan para integrarse en la música. Flotamos y nos movemos con la música.

Imitación emocional

La música evoca emociones no sólo a nivel individual, sino también a nivel interpersonal e intergrupal. Los oyentes reflejan sus reacciones a lo que la música expresa, como la tristeza con la música triste o la alegría con la música alegre. Del mismo modo, la música de fondo afecta al estado de ánimo de los compradores y comensales.

Comportamiento del consumidor

La música de fondo tiene una influencia sorprendente en el comportamiento del consumidor. En un estudio se expuso a los clientes a música francesa o alemana en la sección de bebidas de un supermercado. Los resultados mostraron que el vino francés se vendía mejor que el alemán cuando se ponía música francesa, mientras que el vino alemán se vendía mejor cuando se ponía música alemana.

Regulación del estado de ánimo

En tiempos de incertidumbre, la gente necesita «escapar» de sus preocupaciones y problemas. La música es un recurso de regulación emocional. La gente utiliza la música para lograr diversos objetivos, como aumentar la energía, mantenerse concentrado en una tarea y reducir el aburrimiento.

La música triste, por ejemplo, permite al oyente desprenderse de la situación estresante (ruptura, muerte, etc.) y centrarse en la belleza de la música. Además, las letras que resuenan con las experiencias personales del oyente pueden expresar sentimientos o experiencias que uno no puede expresar por sí mismo.

Percepción del tiempo

La música es un poderoso estímulo emocional que cambia nuestra relación con el tiempo. El tiempo parece pasar volando cuando se escucha música agradable. Por ello, la música se utiliza en las salas de espera para reducir la duración subjetiva del tiempo de espera, y en los supermercados para animar a la gente a quedarse más tiempo y comprar más.

Escuchar música agradable parece desviar la atención del procesamiento del tiempo. Además, este efecto de acortamiento de la atención parece ser mayor con música tranquila y de tempo lento.

Desarrollo de la identidad

La música puede ser una poderosa herramienta para el desarrollo de la identidad. Los jóvenes obtienen un sentido de identidad de la música.

Apunte final


Espero que este artículo te haya servido para conocer un poco más el efecto de la música en el cerebro y como la música puede cambiar tu vida en nuestra forma de sentir y actuar. Será realmente fascinante ver qué nos dicen los nuevos avances de la ciencia sobre los efectos de la música en el cerebro.


Si te gusta comparte

Deja un comentario

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. View more
Cookies settings
Aceptar
Política de privacidad y cookies
Privacy & Cookies policy
Cookie name Active
Save settings