El miedo a estar solo y cómo superarlo después de una ruptura

Si te gusta comparte

Te despiertas y compruebas tu teléfono esperando un mensaje de «Buenos días», pero no hay nada. A medida que avanza el día, todo parece más silencioso y hay un vacío en tu interior que nada parece poder llenar. Hagas lo que hagas, no puedes librarte de ese anhelo incesante por esa persona que ocupa todos tus pensamientos.

Es un vacío que te deja una sensación de pérdida y miedo.

No hay nada como una ruptura para desencadenar el miedo a estar solo. Es como una ola de terror que te golpea una vez que el polvo de la ruptura se asienta y te das cuenta de que ya no tienes a esa persona a tu lado. El miedo se apodera de ti y empiezas a preguntarte si volverás a encontrar a alguien que te quiera.

Esas relaciones se disolvieron casi tan rápido como empezaron, y cada vez que tenía el corazón roto me preguntaba si iba a estar sola para siempre.

miedo a estar solo

Lo que empeoraba la situación era que veía a mis amigos en relaciones felices y comprometidas y dudaba de que alguna vez pudiera tener eso para mí. Pasar la mayor parte de mi vida soltera parecía una maldición.

Luego, tras innumerables y breves aventuras, conocí a alguien que se convertiría en mi novio. Era un momento que había estado esperando todos estos años, pero no era lo que esperaba. Era una ser increíble tenia todo lo que yo siempre había buscado en una persona. O eso es lo que yo pensaba pero, por desgracia, no fue así.

Pensé que esa relación me traería felicidad y paz, pero cuando conseguí la relación seria y comprometida que anhelaba, me di cuenta de que sólo estaba ocultando mi soledad bajo una falsa sensación de seguridad. Porque estar con alguien que no era adecuado para mí también me hacia sentir solo. A veces, incluso más que estando sin pareja.

Ahora que vuelvo a estar soltera tras terminar una relación de más de diez años, tengo una nueva perspectiva sobre mis sentimientos de soledad y ansiedad.

Aunque no tengo todas las respuestas y cada uno tiene su propia manera de enfrentarse a ello, aquí hay algunas cosas que me han ayudado a superar mi miedo a estar sola después de una ruptura.

Apóyate en los demás

Una ruptura puede sentirse como si se perdiera el equilibrio. La persona en la que antes te apoyabas se ha ido, y puede ser muy difícil recuperar el equilibrio.

Estos sentimientos de pérdida no hacen más que exacerbar el sentimiento de soledad.

Sin embargo, si miras a tu alrededor, lo más probable es que descubras que hay personas en tu vida que te apoyan tanto (o más) que tu ex pareja.

Tras mi ruptura, las primeras personas a las que acudí fueron mis amigos. Eran mi hombro para llorar y podía hablar con ellos de todo.

Aunque no me comuniqué con ellos tan a menudo como debería durante mi última relación, estuvieron a mi lado sin dudarlo cuando ésta terminó.

Comprende que estar soltero no significa estar solo.

Casi todo el mundo tiene al menos una persona a la que recurrir en momentos de necesidad, así que acude a tus amigos, a tu familia o a cualquier otra persona con la que te sientas cómodo para desahogarte, llorar, gritar y expresar tus sentimientos libremente y sin inhibiciones.

Si no tienes a nadie en quien apoyarte, este puede ser un buen momento para construir una red de apoyo fuera de una relación romántica poniéndote en nuevas situaciones y abriéndote a nuevos amigos. De este modo, estar soltero ya no te dará tanto miedo, porque sabrás que nunca estás realmente solo.

Abraza la soledad

No veas tu ruptura como un final intenta verlo como un nuevo comienzo.

Si ves el cambio de tu estado sentimental como una pérdida y nada más, lo más probable es que también veas la soltería como algo negativo, lo que hace que tu soledad y tristeza se apoderen de ti.

Es cierto que has perdido a tu pareja, y el dolor que conlleva tarda en curarse, pero puedes elegir cómo percibir la ruptura y la experiencia de la soltería.

Así que cambia tu perspectiva y céntrate en lo positivo, utilizando este tiempo para reconectar contigo mismo.

En el transcurso de una relación, muchas personas adoptan los hábitos, gustos y disgustos de su pareja y pierden su identidad. También nos pasa a los mejores.

El final de una relación es la oportunidad perfecta para reevaluar todos esos intereses y pasiones para ver lo que realmente te pertenece.

Piénsalo: ya no tienes que preocuparte por los pensamientos, sentimientos y necesidades de otra persona, lo que significa que por fin puedes centrarte en ti y sólo en ti.

Así que disfrútalo.

Tener tiempo y espacio para centrarse en las propias necesidades es extremadamente importante para el crecimiento y la felicidad. De este modo, podrás desarrollar un sentido más fuerte de quién eres, lo que te ayudará a encontrar una pareja que se adapte mejor a ti en el futuro.

Los altibajos de la vida son siempre una cuestión de perspectiva, y las rupturas no son diferentes.

Deja de darle vueltas a todo

A menudo, en momentos de estrés y ansiedad, pensamos y analizamos en exceso. Este es un círculo vicioso que sólo perpetúa los pensamientos tóxicos y nos mantiene encadenados al pasado. Para avanzar, hay que moverse físicamente.

Sumérgete en actividades que te saquen de tus pensamientos para que sea menos probable que te quedes pensando en el pasado. Busca cosas que interrumpan tus patrones de pensamiento negativos para no caer constantemente en un pozo de ansiedad y tristeza. Haz ejercicio, adopta un nuevo pasatiempo, haz algo creativo, inicia un nuevo proyecto que le apasione: cualquier cosa que le mantenga conectado con el mundo físico.

Céntrate en el mundo que te rodea, practica la gratitud y presta atención a tus pensamientos y a cómo conforman tu visión del mundo.

Aunque no se puede evitar por completo la sensación de soledad, especialmente en esos momentos de soledad a última hora de la noche o a primera hora de la mañana, el ejercicio y la actividad pueden facilitar la transición de una relación a la soltería.

A su vez, también aliviará su miedo a estar solo.

Volver a aprender a hacer las cosas solo

Supera el miedo a estar solo

Tener una pareja puede ser divertido, pero eso no significa que no puedas divertirte solo.

Hay un cierto nivel de independencia que proviene de hacer algo solo. Fomenta tu confianza y te obliga a ser independiente, dos cosas que muchos de nosotros necesitamos.

Así que revisa las viejas actividades que sólo has hecho con tu pareja y prueba a hacerlas solo. Encuentra también nuevas actividades para probar por tu cuenta.

Después de mi ruptura, me esforcé por hacer cosas que tenía demasiado miedo de hacer sin pareja. Empecé con cosas pequeñas, como ir a un restaurante sola. Luego pasé a otras actividades, como hacer caminatas, relajarme en la playa y visitar lugares de mi ciudad.

La mayor actividad en la que participé fue ir de vacaciones sola. Conduje dos horas para pasar unos días en una ciudad en la que nunca había estado, lo que me ayudó a superar mi miedo a lo desconocido.

Aunque todas estas actividades me dieron miedo al principio, me demostraron que no necesito un compañero para hacer las cosas que quiero hacer. Y fue alentador saber que soy capaz de hacer las cosas por mí misma.

Al principio puede dar un poco de miedo hacer algo por tu cuenta, pero ten cuidado con cómo te sientes después. Puede que no te sientas mejor la primera vez, pero después de practicarlo con regularidad, descubrirás que te hace más fuerte y más seguro.

Vuelve a cuidarte

El dolor de una ruptura necesita espacio para sanar, así que aprovecha este tiempo para cuidarte.

Encuentra prácticas y actividades que aporten más calma y atención plena a tu vida diaria. Puedes hacerlo practicando la meditación para despejar tu mente y calmar la ansiedad que puedas sentir, o puedes empezar a escribir un diario y poner tus sentimientos por escrito.

Otros hábitos de autocuidado son: hacer ejercicio, comer sano y dormir lo suficiente.

Se trata de ser un poco egoísta y centrarse en uno mismo y en tus necesidades. Cuando realices las actividades anteriores, escucha lo que ocurre en tu cuerpo y en tu mente: pensamientos, sentimientos, dolores y todo lo demás.

No es fácil, pero si te enfrentas a tus problemas de frente, puedes curar las heridas del pasado para no repetir patrones de relación dañinos en el futuro.

Merece la pena esperar a la persona adecuada

Lo último que quieres hacer es meterte en una nueva relación simplemente porque tienes miedo a estar solo.

El miedo puede llevar a la desesperación, que nubla tu juicio y te hace tomar decisiones que no tomarías en un buen estado de ánimo. Son estos momentos de desesperación los que nos llevan a elegir la pareja equivocada y a conformarnos con menos de lo que merecemos.

No es fácil abrazar la vida de soltero cuando tienes miedo a estar solo, pero todo es cuestión de perspectiva. En lugar de dejar que tus miedos te arrinconen y te devoren, desafíalos reconociendo las posibilidades que te esperan.

Puede que te des cuenta de que estar soltero no es tan malo, ya que te da la oportunidad de explorarte a ti mismo y de comportarte de la mejor manera posible cuando estés realmente preparado para el amor.

Después de todo, ¿no es mejor estar solo que dejarse llevar por el miedo a los brazos de la persona equivocada?






Si te gusta comparte

Deja un comentario

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. View more
Cookies settings
Aceptar
Política de privacidad y cookies
Privacy & Cookies policy
Cookie name Active
Save settings